Más correctamente tenia que llamarse “Torre Ingaesi”, puesto que a esta familia, natural de Lombardía, se atribuye la construcción. La torre ya se menciona en documentos desde principios de 1500 como parte de un complejo de casas de propiedad de “Joseppe de Bertucyo de Ingaesi” en el distrito de San Vito, bordeando las casas de la Grua Gilberto Magnífico, el convento de la República Dominicana y el hospital más cercano, el antiguo matadero y curtiembre.

En los dinteles de las dos asomadas medievales que se han conservados, es posible leer las dos inscripciones en latín: “Oh, amice , amicus nemo” y “quí sperat in domino sublima” .